Ese día perfecto que acabó raro.

Home  >>  Blog  >>  Ese día perfecto que acabó raro.

Ese día perfecto que acabó raro.

18
Feb,2018

0
  Blog

¿Quién no ha tenido un día así? Raro…raroou.

Estaba yo en casa escribiendo y cuando me di cuenta, mi cuerpo tenía la forma de la silla, entonces decidí levantarme e ir con el coche, que me habían prestado, a la montaña y caminar un buen rato.

Total que caminando caminando, ya llevaba más de 10km por senderos muy bonitos, sin duda, eso era una inspiración, podría estirar los pulmones y respirar los músculos… o al revés. Cuando ya estaba regresando, ya cansado, recibí una llamada, resulta que un trabajo importante que esperaba hacer se canceló, se disculparon, colgué el teléfono y me dije “como enfadarme con un día tan perfecto, ya llegarán cosas mejores” pero entonces me entró otra llamada, yo pensé entre mí “¿Se pusieron de acuerdo para molestarme en mi día de excursión espontánea?” Era mi amigo que requería el coche y que ya no lo iba a poder prestar más días, entonces me dije, vale, tengo que comprar uno, me sirvió para venir hoy a la montaña y distraerme, que bueno que me lo prestaron, ahora que no lo tenga caminaré más jaja.

Este soy yo, empujando el coche al día siguiente… No, no es Hamilton

Llego al coche y para mi sorpresa no arranca, miro el sol detrás de las montañas, acechando la noche, bajando ese frío húmedo de la niebla que invade el valle, vaya vaya, parece que es la baterí

a, mira por donde, puse la aplicación para ver cuantos km haría y se descargó también la batería del móvil, bueno, no pasa nada me dije, andaré hasta la ciudad, total ya me hice 12km, 12 más no me harán daño. Mientras caminaba en la noche, por el arcén de una carretera con poco tráfico, miraba de vez en cuando al cielo, como intentando averiguar la clase de prueba que era esa, “seguro algo he de aprender de todo esto” “todo pasa por algo” “tú tranquilo”… cuando llevaba 20km y mi estómago se comía a sí mismo, llegué a la conclusión que el universo había hablado, siempre sabio conmigo me decía…. ¡Ukok! Hooo ukok, la lección que debes aprender de todo esto es que dejes de gorronear los coches a los amigos y que bajes esa pancita de cervecero, come sano y haz deporte cabroncete. 

 

 

152 total views, 0 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *