Ukok es una tierra inhóspita, donde el frío cala hasta los huesos, donde doncellas guerreras repartían caña a lomos de sus caballos, tierra de todos, tierra de nadie, conjunción de fronteras y lugar de paso. Ukok, ese lugar que está ahí fuera, ese lugar que está aquí dentro.